Moralidad Objetiva

En una época como la contemporánea Kali Yuga, donde prevalece el relativismo moral, quedando librado a la propia interpretación subjetiva de cada uno lo que es cada cosa, viene bien releer a Alfred Richard Orage (1873-1934), en sus reflexiones acerca de la Moralidad Objetiva:

«Los Cinco Esfuerzos Obligolnianos de la Moral Objetiva contienen la esencia del método de Gurdjieff. Pero antes de que podamos esforzarnos de la manera correcta, debemos entender el significado del Esfuerzo Consciente y del Sufrimiento Voluntario, porque sobre estos dos principios básicos -Partkdolgdeberes y los Esfuerzos- reposan todas las leyes y las profecías del sistema de Gurdjieff. Ambos forman una octava básica, y nada puede ser agregado o eliminado de ellos». 
(A. R. Orage, «Comentarios sobre los Relatos de Belcebú», pp 125-126).

"El primer esfuerzo: tener en su existencia eseral ordinaria todo aquello necesario para realmente satisfacer las necesidades de su cuerpo planetario.

 

"El  segundo esfuerzo: tener una constante e infatigable necesidad instintiva de autoperfeccionamiento en el sentido del ser.

 

"El tercero: el esfuerzo consciente de saber aun  más y más respecto a las leyes de Creación del Mundo y de Mantenimiento del Mundo.

 

"El cuarto: el esfuerzo desde el comienzo de su existencia de pagar por ella y por su individualidad tan rápidamente como sea posible, para luego ser libre de aliviar tanto como sea posible la aflicción de nuestro PADRE COMUN.

 

"Y el quinto: el esfuerzo de siempre ayudar al más rápido perfeccionamiento de otros seres, tanto aquellos similares a uno mismo como de aquellos de otras formas, hasta el grado del sagrado ´Martfotai´, lo cual es hasta el grado de auto-individualidad.