Iniciación

Cada persona debe iniciarse a sí misma a través de la verificación de lo que se le enseña. Nadie inicia a nadie. No existe ritual tradicional ni ritual antiguo ni tampoco ritual nuevo que permita crear un crecimiento de la Esencia.

Absolutamente nadie, ningún maestro ni tampoco ningún instructor,  puede hacer por otra persona su propio esfuerzo de evolucionar. El Trabajo en el Cuarto Camino es la propia iniciación. La autoiniciación.

Pues entre el Absoluto Do1 y la Esencia que de él deriva no existe ninguna jerarquía. Aunque tal jerarquía, en los casos en que fuere legítima, se la reconoce y respeta.

Pero el desarrollo y crecimiento interior de la Esencia y del Ser, es innato e individual a sí mismo y nunca es ni será dependiente de una jerarquía.