La Consciencia

Nuestro principal error es creer que siempre tenemos CONSCIENCIA o bien que nunca la tenemos. En realidad la CONSCIENCIA no es una constante, en verdad es una variable que está en constante cambio y que de acuerdo a nuestro grado evolutivo tiene distintos grados de madurez.

 

No pueden entenderse ni el comportamiento físico ni tampoco las funciones psíquicas del Ser Humano, si no se parte de la base de que ambas funciones tienen resultados completamente distintos en diferentes niveles de Consciencia, lo cual a su vez depende del grado de evolución que tenga la Esencia.

La Evolución del Hombre puede ser interpretada, como el desarrollo en él de aquellas poderes y facultades que nunca se desarrollan espontáneamente y por sí mismas, esto es mecánicamente y sin esfuerzo. Sólo el Crecimiento Consciente demuestra el posible desarrollo del Hombre.

Respecto a la Evolución del Hombre, es necesario entender que no existe ninguna posibilidad de Evolución Mecánica. La Evolución del Hombre es la evolución de su Consciencia y la Consciencia no puede evolucionar inconscientemente.

La Consciencia es un estado en el cual podemos conocer todo de inmediato y en el que al mismo tiempo, podemos darnos cuenta de todo lo que ignoramos y de cuántas contradicciones existen en lo que creemos saber.